Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

El Bajo Cinca sale en defensa de los productores de fruta

Y lo hace por medio de un manifiesto de apoyo. Ha sido firmado por los alcaldes de los municipios que conforma la comarca del Bajo Cinca. Se reunieron el pasado 10 de enero en Fraga (Huesca) con representantes de UAGA-COAG, ASAJA, UPA y Plataforma en Defensa de la Fruta Dulce.

Tras esta firma se hace público el siguiente comunicado en defensa del sector frutícola, que acumula varios años de crisis:

Los fruticultores arrastran desde hace 5 años una crisis por culpa de los bajos precios, que está poniendo en jaque la viabilidad de sus explotaciones agrícolas.

El desafío de la globalización, el cambio de modelo de negocio del sector agrario y algunas decisiones sociopolíticas tomadas a nivel europeo han puesto en grave riesgo al motor económico de muchas zonas y comarcas de Aragón, y también de Cataluña.

Por ese motivo, las organizaciones sindicales han solicitado a los ayuntamientos su apoyo para reclamar (a la administración autonómica, central y europea) ayudas que palien la grave situación económica que están sufriendo los productores de fruta, y que pongan fin a la sangría de ceses de actividad.

La crisis que comenzó con decisiones políticas (como el veto ruso a los productos hortofrutícolas europeos o los acuerdos bilaterales de libre comercio) se ha hecho ya tan profunda que está destruyendo el tejido socioeconómico de las zonas punteras tanto en la producción de fruta de calidad como en innovaciones agrícolas.

El manifiesto señala que la fruta supone mucho más que un negocio en el medio rural.

Es la base de un modelo socioeconómico de creación y reparto de la riqueza gracias a la existencia de pequeñas explotaciones, que con su rentabilidad han contribuido a la reinversión en sus negocios y a la atracción de otras inversiones en el territorio.

Estas explotaciones familiares también han tenido un papel fundamental en la integración de la población inmigrante que, posteriormente, ha nutrido de mano de obra a otros sectores económicos.

Por tanto, si el modelo basado en explotaciones frutícolas familiares desaparece, desaparecerá también el tejido económico y social de muchos pueblos, y la población tendrá que desplazarse a otras zonas.

El sector frutícola tal y como lo conocemos es la mejor garantía de supervivencia de nuestros pueblos”.

15 de enero de 2020

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba