Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

El agro celebra San Isidro sin eventos, como sector esencial, y con buena previsión de cosecha

Sin duda es un San Isidro atípico, dado que tradicionalmente es un día de celebraciones en el agro, con romerías, fiestas patronales, comidas en cooperativas,… Este año y por culpa de todo lo ocurrido con el coronavirus se han suspendido los eventos que tienen lugar tal día como el 15 de mayo.

Sí había convocado un minuto de silencio a las 10:00 horas en recuerdo y homenaje a todos los fallecidos por la COVID-19 y a sus familiares. Era una convocatoria de ASAJA Aragón.

La crisis sanitaria por el coronavirus ha venido a poner al agro en el lugar preferente que le corresponde. Las vísperas de esta crisis venían marcadas por numerosas movilizaciones de agricultores y ganaderos en todo el mapa nacional.

Solicitaban sobre todo que la opinión pública conociera y reconociera el trabajo que desarrollan para la producción de alimentos de calidad (y para la conservación del medio ambiente).

La crisis sanitaria y la consecuente declaración del Estado de Alarma provocaban que el trabajo agrario fuese considerado como esencial.

Ha sido generalizado el elogio al funcionamiento de la cadena alimentaria, que ha permitido a la ciudadanía tener alimentos en cantidad suficiente (tanto en los días previos al confinamiento, con el acopio en tiendas y supermercados, como en los días siguientes).

Respecto a lo que concierne al propio sector, estamos en un año de previsión de buena cosecha en los cultivos de invierno, de menor recolección en fruta, y de ver cómo evolucionan los acontecimientos en el ámbito de la hostelería (carne de cordero, vino,… son sectores que están muy pendientes de la reapertura de bares y restaurantes).

El borrón de la buena cosecha en los cultivos de invierno se encuentra en el coste de tratamiento de enfermedades, plagas y malas hierbas.

Es un año de agua, ya que la hay directa en los campos (gracias a las lluvias continuadas) y la habrá en los regadíos (con los embalses llenos).

Todo lo que ha acontecido con el coronavirus ha llevado a los distintos sectores a una realidad telemática para la celebración de reuniones, encuentros, debates,…

Lo on line ha dado un salto adelante en la presencia en la sociedad. Ahora se ve si hay o no brecha digital entre las ciudades y el medio rural.

15 de mayo de 2020

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba