Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

jueves, 28 de octubre de 2021

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

jueves, 28 de octubre de 2021

La agricultura tradicional se ha convertido en agricultura de precisión gracias al concurso de herramientas como drones, sensores y satélites, que se convierten en vigilantes de cultivos, como la alfalfa aragonesa. La empresa Paintec, de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), ha desarrollado A3 Paintec, que será presentada en FIMA 2020.

Aragón es el principal productor de alfalfa de España y de Europa, teniendo a Emiratos Árabes Unidos y a China como principales compradores.

Para mejorar la eficacia y la eficiencia en la parcela de cultivo (usando más racionalmente los recursos) los agricultores tienen ahora un aliado tecnológico. Está compuesto por drones, sensores y satélites.

José Manuel Ruiz, cofundador de Paintec, indica que “la alfalfa es uno de los cultivos en los que más se está incrementando la demanda de nuestros servicios, ya que el uso de esta tecnología es capaz de reducir significativamente el consumo de agua y el uso de inputs”.

Desde Paintec se explica que, “colocados en la tierra, los sensores miden parámetros como la profundidad del suelo, salinidad, textura y capacidad de retención de agua; al mismo tiempo, desde el aire, los drones y los satélites generan imágenes espaciales que la herramienta procesa para ofrecer al agricultor toda la información que necesita”.

Para la estimación de necesidades hídricas se utilizan imágenes satelitales, y para la detección de malas hierbas y sus mapas de aplicación se utilizan drones.

17 de enero de 2020

Otras noticias

Almozara Editorial y DPZ presentan el libro “Tesoros gastronómicos de la provincia de Zaragoza, en la mesa”

La Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) ha sido el escenario de presentación de libro “Tesoros gastronómicos de la provincia de Zaragoza, en la mesa”, coeditado por la Diputación y Almozara Editorial. Se divide en diez capítulos protagonizados por otros tantos productos o sectores agroalimentarios de la provincia: el queso y otros derivados lácteos; el vino; el aceite de oliva virgen extra; jamón, embutidos y otras conservas cárnicas; miel y mermeladas; chocolate, frutas de Aragón y otros dulces especiales; espárragos y otras conservas vegetales; cerveza y vermut; pasta; y pan y repostería tradicional.

Cristina Arguilé, autora de los textos, señala que en este libro “hemos querido reflejar la riqueza de la despensa zaragozana, a través de la descripción de los productos elaborados que, por su singularidad, tradición, importancia económica o calidad diferenciada, y en muchos casos por todos estos motivos, mejor representan la agroalimentación zaragozana”.

Explica que, “con los quesos, vinos, aceites de oliva, conservas vegetales, embutidos… como hilos conductores, el lector emprenderá un viaje que llega a todos los territorios de la provincia y recorre la diversidad de sus paisajes (reflejando la huella que la transformación de alimentos del campo y de la granja ha dejado en nuestra historia, cultura e idiosincrasia), hasta el lugar donde estos productos alcanzan su máxima expresión, los restaurantes del mundo rural”.

Cristina Arguilé añade que esta obra “es un homenaje a los hombres y mujeres que trabajan en el medio rural, porque fueron, son y serán personas esenciales, ya que satisfacen la más elemental de las necesidades humanas, la de la nutrición, y ofrecen auténticos placeres gastronómicos que hacen nuestra vida mucho más llevadera; y, además de alimentar nuestros cuerpos y espíritus, nutren nuestros pueblos, un mundo rural que sólo se mantiene si se habita, se vive y se trabaja”.

27 de octubre de 2021 |
Ir a Arriba