Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 3 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 3 de febrero de 2023

Diverfarming: ‘Intercalar cultivos entre las viñas aumenta la materia orgánica y reduce la erosión del suelo’

El proyecto europeo Diverfarming ha realizado un estudio sobre el efecto de intercalar cultivos entre las viñas. Se ha trabajado en un terreno experimental de viñedos ecológicos de Hungría. Se ha medido el crecimiento del cultivo, el secuestro de carbono y la erosión del suelo. La conclusión es que “intercalar cultivos entre las viñas aumenta la materia orgánica, favorece el secuestro de carbono y reduce la erosión del suelo”.

Se ha sembrado una mezcla de hierba y leguminosas entre las filas de viñas a modo de cubierta vegetal, segándose cuatro o cinco veces durante la temporada de crecimiento de la viña e incorporándose como abono verde al suelo.

Los ensayos se han desarrollado en las viñas de la empresa Gere y han durado dos años; tras estos 24 meses, el equipo de la Universidad de Pècs (Hungría) que coordina este caso de estudio ha publicado la metodología con la que medir los efectos de esta diversificación.

Desde Diverfarming se dan las siguientes explicaciones:

Para conocer cómo cambia la producción de biomasa en las distintas fases del desarrollo de la vid el equipo de investigadores estableció un protocolo de investigación fenométrica, mientras que para ver cómo se refleja la diversificación en el índice de área foliar se optó por un seguimiento en campo con recolección de hojas.

Para establecer el impacto del secuestro de carbono se determinó un análisis de laboratorio del dosel de la vid, la biomasa, propiedades del suelo y sedimentos erosionados.

Por último, para establecer la materia orgánica que se mantiene en suelo (al evitar la erosión con la cubierta vegetal) se hizo un monitoreo de campo sumado al análisis de laboratorio de las muestras de sedimentos.

Con esta metodología se han podido obtener algunas conclusiones preliminares que apuntan a efectos beneficiosos de las prácticas propuestas por Diverfarming.

El establecimiento de cultivos intercalados a modo de cubierta vegetal entre las viñas redujo la tasa de erosión, aumentando la conservación del suelo. Además, el contenido de materia orgánica en suelo también aumentó.

Por último, en relación con el potencial del viñedo para mitigar el cambio climático a través del secuestro de carbono y la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, se pudo ver cómo las técnicas de poda e incorporación de sus restos al suelo promovieron relaciones óptimas entre carbono y nitrógeno.

La incorporación de los restos de poda y de siega de la cubierta aumentan los niveles de carbono y nitrógeno en suelo, sin aumentar las reservas de éste último como para provocar efectos negativos en la calidad del vino.

Así, se encuentra el equilibrio perfecto entre la aportación de los viñedos a la mitigación del cambio climático y la producción de vino de calidad”.

1 de marzo de 2021

Otras noticias

Un estudio confirma que las raíces de los olivos facilitan que estos árboles enfermen de verticilosis

Ya se intuía que las raíces de los olivos segregaban unas sustancias denominadas exudados, las cuales favorecían la infección por el hongo Verticillium dahliae, que provoca la verticilosis, enfermedad que supone la marchitez y muerte del olivo. Un estudio realizado por la Universidad de Córdoba ha confirmado este hecho. Se ha desarrollado por primera vez un método eficaz de análisis in vitro en el que se ha probado cómo los exudados de las raíces de olivo inducen la germinación de los microesclerocios del hongo y, por tanto, están implicados en la infección y el desarrollo de la verticilosis.

Además de demostrar dicho efecto, el equipo investigador, formado por Ana López, Antonio Rafael Sánchez, Antonio Trapero y Carlos Agustí, también ha estudiado cómo influye la variedad de olivo (genotipo) en el efecto de los exudados sobre Verticillium dahliae: “Los de la variedad más resistente (frantoio) no inducían significativamente la germinación de microesclerocios del hongo, mientras que los de las variedades más susceptibles (picual) sí lo hacían; la variedad arbequina es de susceptibilidad intermedia”.

Y se ha analizado cómo los agentes de control biológico que se aplican a las diferentes variedades de olivo pueden alterar la función de los exudados: “Se ha visto que en la variedad frantoio los exudados de plantas tratadas tampoco inducen ni reducen significativamente la germinación de las estructuras de resistencias del patógeno, mientras que los exudados de plantas tratadas de picual o arbequina reducen significativamente la viabilidad de estas estructuras; de esta forma, los resultados sugieren que los agentes de biocontrol pueden modular el efecto de los exudados, disminuyendo la capacidad infectiva del patógeno en variedades susceptibles”.

2 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba