Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 29 de junio de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 29 de junio de 2022

El consumo de miel en España ha estado ligado históricamente a las épocas de mayor frío, como el otoño o el invierno. Sin embargo, durante el último año han crecido los consumidores que ingieren este alimento en primavera y verano. Se reduce, por tanto, la estacionalidad de la miel entre los consumidores”. Es una de las conclusiones del estudio “Análisis del consumo de miel en familias jóvenes con niños”, realizado por el Instituto de Investigaciones de Mercado y Marketing Estratégico Ikerfel para la Asociación Española de Comerciantes y Envasadores de Miel (ASEMIEL-ANIMPA). El informe dice igualmente lo siguiente: “España encabeza la producción de miel dentro de la Unión Europea, que a su vez es el segundo productor de este alimento (después de China) en el mundo. Este liderazgo no se ve reflejado en el consumo, el cual lleva tiempo estancado en unos 0,8 kilos per cápita. Sin embargo, el incremento de la información que le llega a los consumidores ha motivado la reducción de la estacionalidad de un producto ligado históricamente a épocas de frío”.

23 de junio de 2022

Otras noticias

Un robot móvil recolectará y aprovechará la fruta caída al suelo

Es el proyecto que se denomina FOODCOLLECT, en el que trabaja el centro tecnológico AINIA, de Valencia. Esta iniciativa tecnológica pretende “reducir el desperdicio alimentario y mejorar el rendimiento e inversión de los cultivos”. El citado centro indica que “casi treinta millones de toneladas de fruta son desperdiciadas anualmente en la producción primaria en Europa”. Está desarrollando “una plataforma robótica móvil capaz de recolectar fruta del suelo para aprovecharla, reduciendo así el desperdicio alimentario y mejorando el rendimiento e inversión de los cultivos agrícolas, y apostando por la sostenibilidad”. El proyecto FOODCOLLECT se concreta en la creación de un robot recolector que incorpora tres principales innovaciones: navegación autónoma, gracias a una plataforma robótica móvil; un brazo para la recolección; y un sistema avanzado de visión para la detección y localización de la fruta. Este proyecto de investigación se dirige en un inicio a la recogida de naranjas y caquis caídos del árbol. De cara al futuro se pretende que esta tecnología se extienda a cualquier fruta susceptible de ser recolectada del suelo agrícola.

28 de junio de 2022 |
Ir a Arriba