Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

martes, 28 de junio de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

martes, 28 de junio de 2022

Es el dato que se aporta desde el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) desde el año 2014. Se ha realizado “copia de seguridad” de las razas ansotana, cartera, churra tensina, maellana, ojinegra de Teruel y roya bilbilitana en nitrógeno líquido, mediante la técnica de vitrificación.

Desde el Gobierno de Aragón se indica que “este proceso permite la recuperación o compensación de la pérdida de variabilidad genética de estas razas que pudiesen originar tanto la selección como la disminución de los censos (por abandono de la actividad o por las crisis sanitarias que obligan a sacrificar ejemplares)”.

Se atiende a la demanda de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que señala “la necesidad de que los gobiernos ayuden a la conservación de las razas mediante la preservación de semen y embriones en bancos de germoplasma animal, al igual que se conservan las semillas en los bancos de germoplasma vegetal”.

Se han obtenido y congelado 274 embriones de 13 sementales y 30 ovejas de las razas citadas, ejemplares aportados por los ganaderos pertenecientes a las asociaciones ACOAN, ANGORCA, ATURA, ARAMA, AGROJI y AGROBI, algunas de ellas coordinadas por Oviaragón-Grupo Pastores.

El CITA de Aragón indica que “aún queda mucho trabajo por hacer, dado que, para que una raza pueda ser recuperada a partir de material congelado, se considera que debe contar con al menos 3.000 dosis seminales de 25 machos, o bien 280 embriones y 450 dosis de semen, de 25 donantes”.

Añade que “esto sólo se cumple con creces para la raza rasa aragonesa, mayoritaria en Aragón, que cuenta con más de 13.000 dosis seminales congeladas en la actualidad; además, aún quedan algunas razas autóctonas de Aragón, como la xisqueta y la merina de los Montes Universales, de las que todavía no se dispone de embriones congelados”.

14 de junio de 2021

Otras noticias

Un robot móvil recolectará y aprovechará la fruta caída al suelo

Es el proyecto que se denomina FOODCOLLECT, en el que trabaja el centro tecnológico AINIA, de Valencia. Esta iniciativa tecnológica pretende “reducir el desperdicio alimentario y mejorar el rendimiento e inversión de los cultivos”. El citado centro indica que “casi treinta millones de toneladas de fruta son desperdiciadas anualmente en la producción primaria en Europa”. Está desarrollando “una plataforma robótica móvil capaz de recolectar fruta del suelo para aprovecharla, reduciendo así el desperdicio alimentario y mejorando el rendimiento e inversión de los cultivos agrícolas, y apostando por la sostenibilidad”. El proyecto FOODCOLLECT se concreta en la creación de un robot recolector que incorpora tres principales innovaciones: navegación autónoma, gracias a una plataforma robótica móvil; un brazo para la recolección; y un sistema avanzado de visión para la detección y localización de la fruta. Este proyecto de investigación se dirige en un inicio a la recogida de naranjas y caquis caídos del árbol. De cara al futuro se pretende que esta tecnología se extienda a cualquier fruta susceptible de ser recolectada del suelo agrícola.

28 de junio de 2022 |
Ir a Arriba