Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

Casa de Ganaderos coordina el desarrollo de una tecnología que permita el corte automático del costillar de cordero

Ganaderos desde 1218, Franco y Navarro, y Universidad de Zaragoza impulsan, bajo la coordinación de Casa de Ganaderos, un proyecto de investigación para el desarrollo de una tecnología que permita la automatización del corte del costillar de cordero, y que éste se produzca de forma óptima. El objetivo es conseguir un aumento del valor de esta parte noble del cordero.

Casa de Ganaderos explica que actualmente los mataderos no están provistos de la tecnología adecuada para imitar el corte que realiza un carnicero en los costillares de cordero. La maquinaria actual está pensada para trabajar en costillares de cerdo, por lo que el corte no se adapta a la morfología del costillar de cordero, provocando tajos que generan astillas.

Este proyecto de investigación pretende desarrollar una nueva tecnología automatizada para el costillar de cordero, la cual permita aumentar la calidad y la seguridad del producto, evitando provocar daños en el consumidor durante la ingesta de la carne.

El grupo de investigación G2PM (Group in Product and Project Management) de la Universidad de Zaragoza ha desarrollado un algoritmo que genera trayectorias adecuadas a la morfología de cada costillar de cordero. Se basa en técnicas de visión artificial y procesamiento de imágenes.

Las trayectorias generadas por el algoritmo son las que deberá seguir la máquina de corte para optimizar la sección del costillar, tal y como lo haría un carnicero de forma manual, aumentando la calidad del producto final y la seguridad del mismo, y disminuyendo la merma de producto que se produce en la actualidad.

23 de noviembre de 2021

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba