Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 29 de junio de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 29 de junio de 2022

Una de las mayores bodegas de Aragón, Bodega San Valero, ha finalizado la vendimia de este 2020, con la excepción de las parcelas de la variedad Moscatel de Alejandría de vendimia tardía. El balance que se hace de la cosecha es de “mejores resultados de lo esperado en cantidad, y muy buena calidad, en un año marcado por la COVID-19”.

La cantidad de uva recogida ha alcanzado los 26,5 millones de kilos, y el enólogo jefe de Bodega San Valero, Javier Domeque, la ha calificado como de “excelente”.

Éste añade que “hay que poner en valor el trabajo realizado en el viñedo, en la bodega y en el laboratorio”, dado que ha sido un año muy complicado por todo lo concerniente con la COVID-19.

Esta bodega perteneciente a la Denominación de Origen Protegida (DOP) Cariñena todavía tiene que recolectar la uva Moscatel de Alejandría de vendimia tardía; será cuando lleguen los primeros fríos invernales.

28 de octubre de 2020

Otras noticias

Un robot móvil recolectará y aprovechará la fruta caída al suelo

Es el proyecto que se denomina FOODCOLLECT, en el que trabaja el centro tecnológico AINIA, de Valencia. Esta iniciativa tecnológica pretende “reducir el desperdicio alimentario y mejorar el rendimiento e inversión de los cultivos”. El citado centro indica que “casi treinta millones de toneladas de fruta son desperdiciadas anualmente en la producción primaria en Europa”. Está desarrollando “una plataforma robótica móvil capaz de recolectar fruta del suelo para aprovecharla, reduciendo así el desperdicio alimentario y mejorando el rendimiento e inversión de los cultivos agrícolas, y apostando por la sostenibilidad”. El proyecto FOODCOLLECT se concreta en la creación de un robot recolector que incorpora tres principales innovaciones: navegación autónoma, gracias a una plataforma robótica móvil; un brazo para la recolección; y un sistema avanzado de visión para la detección y localización de la fruta. Este proyecto de investigación se dirige en un inicio a la recogida de naranjas y caquis caídos del árbol. De cara al futuro se pretende que esta tecnología se extienda a cualquier fruta susceptible de ser recolectada del suelo agrícola.

28 de junio de 2022 |
Ir a Arriba