Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 16 de mayo de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 16 de mayo de 2022

El Ministerio de Agricultura ha realizado un estudio sobre la superficie que se destina en España al cultivo de frutales, más en concreto de fruta de hueso. Aumenta la superficie dedicada a cereza, paraguayo y platerina, y también a melocotón y nectarina amarillos. En el caso del albaricoque la orientación es hacia el anaranjado.

Entrando en detalles, la situación del sector de la fruta de hueso en España es la siguiente, de acuerdo con este informe:

Hay un incremento del 9 por ciento de las superficies plantadas de cerezo en el último año, que alcanzan las 23.006 hectáreas. También se han producido incrementos de superficies plantadas de paraguayo (7 por ciento), con un total de 10.200; y de platerina (15 por ciento), cultivo aún minoritario, con apenas 500 hectáreas, pero con un buen ritmo de crecimiento y demanda al alza.

Para todos estos cultivos se registran porcentajes elevados de plantaciones menores de 5 años, que en el caso del cerezo suponen el 18 por ciento del total, un 19 en el caso del paraguayo y un 38 en la platerina. Teniendo en cuenta que estas plantaciones no han alcanzado su madurez, los datos indican un importante potencial productivo para los próximos años.

Asimismo, el estudio identifica una disminución de la superficie plantada total en aquellos cultivos cuya comercialización ha sufrido más en las últimas campañas, aunque con matices interesantes.

En el caso del albaricoque, si bien la superficie total desciende un 1 por ciento debido a la desaparición de superficies de producción de las tradicionales variedades amarillas, las variedades anaranjadas incrementan superficie y representan ya el 58 por ciento del total de la superficie plantada.

Por lo que se refiere al melocotón, las nuevas plantaciones se dirigen hacia variedades de media estación y tardías de melocotón amarillo, reduciéndose las superficies destinadas a melocotones tempranos. Así, el melocotón de piel y carne amarilla ya supone el 45 por ciento del conjunto de la superficie plantada, con un crecimiento en el último año de un 5 por ciento.

Para la nectarina, el estudio muestra un desplazamiento hacia las variedades amarillas, ya sean tempranas o tardías, disminuyendo el cultivo de media estación, que desciende un 16 por ciento en un año.

Mientras, la producción de ciruela que, tras años de crecimiento a una tasa interanual media en los últimos cinco del 7 por ciento, disminuye su superficie un 12 por ciento en un año”.

4 de mayo de 2021

Otras noticias

El modelo circular, clave para el futuro de la ganadería

Es una de las conclusiones del encuentro internacional sobre producción animal que se ha celebrado los días 12 y 13 de mayo en el PortAventura Convention Centre de Vila-seca (Tarragona), bajo la organización del IRTA de Cataluña. Han participado una treintena de ponentes vinculados con la nutrición, sanidad, bienestar animal y gestión circular de las deyecciones ganaderas; y cerca de doscientos asistentes españoles, turcos, franceses y británicos.

Martin Scholten, de la Universidad de Wageningen, ha hecho hincapié en los recursos naturales que necesitamos para producir los alimentos y en la necesidad de que el sistema sea circular: “La ganadería, los cultivos de cereales y la agricultura están conectados; incluso la producción y el consumo están conectados; es por eso por lo que debemos asegurarnos de que no derrochamos nada y todo lo reutilizamos, porque se trata de recursos renovables para producir los alimentos para la población mundial, y debemos ser conscientes de que sólo tenemos un planeta”.

Ralph Rosenbaum, jefe del programa de sostenibilidad en biosistemas del IRTA de Cataluña, ha enfatizado que “la clave es apostar por un sistema circular”: “Uno de los puntos importantes en los que incidir para que la producción ganadera sea más sostenible son los piensos, cuya composición, origen de los ingredientes, dónde se producen y cómo se producen marcan la diferencia para que la producción sea más o menos sostenible; el otro aspecto clave, aparte de los piensos, es una buena gestión del suelo”.

13 de mayo de 2022 |
Ir a Arriba