Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

Aumenta la producción de vino ecológico en la DOP Calatayud, de acuerdo con la demanda del norte de Europa

La Denominación de Origen Protegida (DOP) Calatayud suma unas 400 hectáreas de viñedo para la producción de vino ecológico. El total del viñedo de esta DOP se sitúa en 3.300 hectáreas. La producción de vino ecológico es de 1,3 millones de litros, principalmente de Garnacha Tinta.

Las bodegas de la Denominación de Origen Calatayud han incrementado en los últimos años la superficie de viñedo que sigue los métodos de producción ecológica.

Los vinos ecológicos, se explica desde la entidad citada, tienen una demanda creciente en el mercado internacional, sobre todo en los países europeos del norte (allí está dirigida gran parte de la exportación de los vinos de la DOP Calatayud).

Se reconoce que el número de hectáreas dedicadas a producir vino ecológico va a seguir creciendo.

La DOP Calatayud recuerda que su viñedo, y en particular el de Garnacha, “se caracteriza por estar ubicado en zonas singulares y elevadas, y en parcelas pequeñas; son unas características que encajan con la filosofía de la agricultura ecológica”.

Los vinos ecológicos de esta Denominación son fundamentalmente de Garnacha Tinta, si bien también se elaboran con Garnacha Blanca y Macabeo.

Miguel Arenas, presidente del Consejo Regulador, considera lógica “la evolución hacia la producción y comercialización de los vinos ecológicos, tanto por la orientación exportadora de las bodegas de esta DOP como por las características naturales y singulares de nuestros viñedos en altura”.

24 de marzo de 2021

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba