Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

Aragón ha registrado un año apícola ‘desastroso’, con producción nula de miel de romero y testimonial de tomillo

UAGA hace balance de la campaña 2020 de miel. Habla de año desastroso, y de que la cosecha va a ser un 50 por ciento menor a la del ejercicio anterior. Las mieles más importantes en Aragón son las de romero y tomillo. La citada organización agraria indica que la producción de miel de romero ha sido nula y que la de tomillo ha sido testimonial.

El balance meteorológico que realiza UAGA es el siguiente:

La primavera lluviosa y con temperaturas poco apropiadas para las colmenas no permitió a éstas trabajar con normalidad; el verano se acercó ligeramente a una campaña normal pero marcada por la sequía durante el mes de agosto; y el invierno se afronta con temor entre los apicultores por el déficit nutricional”.

UAGA también habla del cambio climático, como “problema muy importante en el presente y en el futuro; el aumento de las temperaturas, el descontrol de las precipitaciones y los cambios bruscos en la meteorología crean incertidumbre y grandes dificultades para el desarrollo de una apicultura económicamente viable”.

Los apicultores explican que “la mala situación de las colmenas y la dificultad creciente en el control de la Varroa pueden hacer que el invierno provoque el doble de bajas en las colmenas aragonesas”.

También citan a la Vespa velutina y al abejaruco como otros dos de los depredadores que amenazan a las abejas:

– “La Vespa velutina, originaria de Asia, se está detectando en Aragón y generando mucha preocupación entre los apicultores, ante un posible horizonte similar al de otras comunidades autónomas”.

– “El abejaruco está aumentando su presión depredadora por la posible falta de insectos y por la alta concentración de colmenas en algunas zonas”.

UAGA añade que “la nota positiva del año la aporta la situación del mercado; se observa una mayor demanda de miel nacional por las campañas a favor de su consumo y de un etiquetado más claro”.

4 de diciembre de 2020

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba