Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 20 de mayo de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 20 de mayo de 2022

Es un dato que contrasta con otros países, como Francia y Alemania, en los que se llega a alcanzar el 70 por ciento. La Asociación Profesional de Empresas Productoras de Semillas Selectas (APROSE) incide en la importancia de usar semilla certificada en cada campaña de siembra.

Argumenta que ello permite cumplir con los criterios actuales de seguridad alimentaria, aumenta la productividad y rentabilidad de las explotaciones agrícolas, y se genera una mayor adaptación ambiental y una mayor tolerancia a enfermedades.

APROSE alude a un reciente estudio de UPA en Castilla y León, en el que se habla de rendimientos un 23 por ciento superiores con el uso de semillas certificadas.

Juan Ignacio de Antonio Senovilla, secretario general de cultivos herbáceos de UPA, dice que “las semillas certificadas resisten mejor las olas de calor, enfermedades como los hongos, y tienen una mayor capacidad de germinación (que se reduce en un 20 por ciento tras la segunda siembra)”.

La citada Asociación APROSE recuerda que “usar semilla certificada es la única manera que tienen los centros de mejora y los obtentores de recuperar el costo de muchos años de trabajo e investigación”.

Añade que “los efectos de la no utilización de semilla certificada son extremadamente perjudiciales para el propio campo (reaparición de enfermedades transmisibles por semilla, pérdida de calidad por contaminación específica, incrementos perjudiciales de dosis de siembra, mayor demanda de herbicidas,…) e incompatibles con una agricultura sostenible que utilice de forma racional los recursos disponibles”.

13 de octubre de 2020

Otras noticias

Ya se han iniciado los nacimientos de larvas de carpocapsa en frutales de pepita de Aragón

El Centro de Sanidad y Certificación Vegetal de Aragón publica un aviso fitosanitario relativo al inicio del nacimiento de larvas de carpocapsa (Cydia pomonella), que ya se ha producido en este territorio. Indica que “en las parcelas en las que se cultivan manzanos, perales, membrilleros o nogales deben realizarse aplicaciones con insecticidas larvicidas; estos tratamientos deberán renovarse en el plazo máximo de doce o catorce días, o antes si se produjesen lluvias de cierta entidad que pudieran lavar el producto aplicado”. El citado centro añade que “esta información general debe ser precisada en cada situación concreta por el técnico de ATRIA o asesor en gestión integrada de plagas; su criterio debe prevalecer siempre que se lleve a cabo un monitoreo de la plaga y un seguimiento de las condiciones meteorológicas que determinan la evolución de la misma”.

19 de mayo de 2022 |
Ir a Arriba