Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

sábado, 25 de junio de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

sábado, 25 de junio de 2022

Ana Paula Conte, estudiante de Ciencias Ambientales de la Escuela Politécnica Superior de Huesca, ha sido la ganadora del concurso internacional de perfiles de suelos organizado por la Sección de Educación de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo (SECS). Su trabajo fotográfico ha versado sobre los suelos de La Sotonera (Huesca).

Ha combinado fotografías de los paisajes forestales y agrícolas de las faldas de la Sierra de Gratal y de sus perfiles.

El segundo premio ha sido para el ingeniero agrónomo colombiano Carlos Iban Bonilla, por sus fotografías de suelos de pastizales de Fómeque, en la provincia de Cundinamarca (al este de Bogotá).

El concurso, convocado con motivo del Día Mundial del Suelo en el pasado diciembre y fallado en este mes de enero, ha valorado “tanto la originalidad y belleza del suelo presentado como su calidad”, según explica la edafóloga valenciana Amparo Soriano, responsable de la Sección de Enseñanza de la SECS.

En esta convocatoria han participado 40 trabajos fotográficos, explican los organizadores, principalmente sobre suelos de España y Latinoamérica. Entre las imágenes las hay también de distintos puntos de Europa (de países como Francia, Holanda y Portugal).

LOS SUELOS DE LA SOTONERA Y DEL ALTO ARAGÓN

El trabajo ganador presentado por la estudiante Ana Paula Conte, muestra el perfil del suelo de una zona pendiente, a los pies del pico de Gratal, dominada por las coscojas o coscollos en el aragonés de la zona (Quercus coccifera).

Se trata, explica esta futura ambientóloga, de un “suelo del grupo denominado técnicamente Regosol, bastante frecuente en el Alto Aragón”.

Indica que “son suelos poco desarrollados sobre material no consolidado (en este caso calizas y margas del Terciario); está situado sobre una ladera pendiente, tiene roca a menos de un metro y carbonatos secundarios heredados del material madre, conformando lo que se denomina un Calcaric Leptic Regosol”.

También ha presentado perfiles de un carrascal y de un campo de cultivo, dedicado al cereal, de esa misma zona.

David Badía, catedrático de Edafología de la Escuela Politécnica Superior de Huesca, explica que “estos otros dos suelos son Calcisols; son suelos dispuestos al pie de la sierra, con menos pendiente, más estables y con mejor cobertura vegetal, y por tanto más desarrollados”.

Añade que “en ambos casos el carbonato se acumula en los estratos inferiores; al igual que los Regosols, los Calcisols son suelos ampliamente representados en el Alto Aragón, en especial en la mitad sur de la provincia (y también en las Cinco Villas zaragozanas)”.

11 de enero de 2021

Otras noticias

Claves para disfrutar la carne de cordero en una barbacoa de verano

Se ha celebrado el Día del Cordero (23 de junio) y, por tal motivo, la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Cordero de Extremadura “Corderex” da algunas claves para disfrutar de esta carne durante el verano. Esta firma señala que, “aunque muchas veces se asocia a los guisos de invierno y a las fiestas navideñas, la carne de cordero es un producto versátil y rico en nutrientes que se puede disfrutar en cualquier época del año”. Raúl Muñiz, director técnico de Corderex, explica algunos consejos para preparar la perfecta barbacoa este verano:

UNA CARNE VERSÁTIL: “El cordero es un producto que ofrece múltiples posibilidades de elaboración a través de una amplia gama de propuestas de cortes. Entre sus infinitas posibilidades podemos encontrar el filete de pierna asado o a la parrilla, la clásica paletilla al horno o a la brasa, o incluso pinchos morunos. Las mejores piezas para preparar una barbacoa son las clásicas chuletas o el costillar, la pierna, la paletilla, o bien las hamburguesas a la parrilla”.

ELECCIÓN DEL CORTE: “El corte es, sin duda, uno de los aspectos más importantes ya que facilitará la preparación de la pieza de cordero elegida. Para salir de las elaboraciones tradicionales, como pueden ser la pierna y paletilla al horno así como las típicas chuletas, el carnicero podrá ofrecer y sorprender con cortes como: medallones de pierna, filetes de pierna sin hueso, tournedó, filete de carrillón, collares (cuello), cortes de falda, churrasco y churrasquitos. Así mismo, se puede optar por productos elaborados de pierna, cuello y falda como puedan ser los pinchos morunos, las brochetas o las hamburguesas. Todas estas presentaciones resultan perfectas para una buena barbacoa”.

EL PUNTO PERFECTO PARA LA CARNE: “Para conseguir el punto ideal de la carne, se recomienda el uso de leña y esperar a que salten las brasas. Es recomendable no encender el fuego usando gasolina ya que aportará un mal sabor a la carne. Además, se puede utilizar papel de cocina, cartón o ramitas secas para prender la leña. Cuando las brasas adquieran un color blanco ya podrás distribuirlas debajo de la parrilla y comenzar a cocinar”.

SELLADO DE LA CARNE: “Para que la carne pierda menos jugos y quede tierna en su interior, se recomienda sellar a fuego más fuerte al principio para después asarlo lentamente. Es importante sólo darle la vuelta una vez con la ayuda de unas pinzas”.

ALIÑOS, CONDIMENTOS Y GUARNICIÓN: “Es importante tener en cuenta que los aliños y adobos no deben nunca esconder el sabor original de las piezas. Por ello la sal puede ser el aliado perfecto como condimento para las barbacoas de carne de cordero. Una vez sellada la carne a fuego lento por ambos lados, ya se puede añadir una pizca de sal gorda o en escamas. Y a la hora de emplatar la carne de cordero de una manera visualmente atractiva se puede acompañar de una selección de verduras de la huerta a la parrilla, una ensalada fresca de hortalizas variadas, o bien unas patatas asadas o fritas”.

CONSERVACIÓN DEL PRODUCTO SOBRANTE: “Por último y no menos importante, aunque lo más recomendable es adquirir la carne y consumirla lo más fresca posible, es evidente que no siempre es así. Si no se va a consumir todo el producto en el mismo día, es necesario conservar la carne a una temperatura de cuatro grados en nevera o proceder a congelarla, si fuésemos a reservarla para un periodo de siete días o más. Y para descongelar, siempre cuando se vaya a consumir, ha de hacerse lentamente en nevera y nunca provocar cambios bruscos de temperatura”.

24 de junio de 2022 |
Ir a Arriba